Geliebte Salonlöwer, Gehasste Salonlöwer

Hace tiempo que no me dejo ver por el ciber espacio pero por suerte mi única excusa es que tengo la suerte de estar hasta arriba de trabajo. He sido seleccionada en dos certámenes de fotografía y estoy cocinando dentro de mi cabeza un par de nuevos proyectos. Pero a mayores siempre tengo la suerte de que la gente de la escuela de Esdemga sigue acordándose de mi y fiándose de mis últimas conspiraciones. Y una de mis últimas victimas ha sido la señorita Marta Dominguez Lloria, con la que ya tuve la oportunidad de colaborar en más ocasiones, pero creo que esta última vez ha sido la mejor.
Agradecer a los tres modelos su paciencia y lucha contra el frio siberiano a las 7 de la mañana. 
Para ver el proyecto completo pincha aquí









1 comentario:

preetandpoor dijo...

pero que maravilla, me alegro mucho de que no pares de trabajar; eso siempre es bueno! un besazo